estatuto de los trabajadores

Un jubilado cualquiera

Oct 19

He recibido en el correo este mensaje, y me ha “conmovido” tanto que no he podido resisistirme a publicarlo. Espero que lo sintais tanto como yo.

A un hombre de unos 70 años, un tanto torpe y patoso al hablar, le está entrevistando un periodista en plena calle.
El sujeto se expresa del siguiente modo:


  • Soy hijo de exiliados.
  • Hasta los 27 años y poco antes de la transición no pude volver a España por culpa del Caudillo A mi padre, alcoholico, no sabíamos ni dónde enterrarlo.
  • Mi madre, muy limitada mentalmente, estuvo muchos años en silla de ruedas.
  • Ahora tengo 70 años.
  • Hace meses me sacaron el 30 % de un pulmón.
  • Mi mujer es inmigrante.
  • Tengo tres hijos con ella.
  • De los tres sólo trabaja algo una, la del medio,… pero no cobra nada.
  • Todos, incluidos los nietos, viven de mi asignación.
  • La mayor se acaba de divorciar.
  • Mi yerno se daba a las drogas y al alcohol y la ha dejado con dos niños.
  • El pequeño de mis hijos aún no se ha ido de casa y además se ha casado con una pecora divorciada y la ha traído a vivir con nosotros.
  • Esa señora antes trabajaba y tenía mu buen puesto, pero desde que vino a mi casa ya no hace nada de nada.
  • Ahora tienen dos niñas que también viven bajo nuestro techo.
  • Y para colmo este año, con lo de la crisis, casi no nos hemos podido ir de vacaciones y si me apuras… ni he podido celebrar que España ha ganado el Mundial.


El periodista pone los ojos muy redondos y comenta:
Majestad, de verdad, no se queje tanto, no creo que su situación sea tan mala.

Caminando hacia la Republica.

portatiles

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si hace un comentario acepta que se instale una cookie en su navegador.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.